Sabemos que el cerebro aprende jugando con un campo infinito de posibilidades, por lo tanto cuando un niño juega, aprende. Cuando hacemos arte, no estamos perdiendo el tiempo, estamos grabando datos que nos servirán tarde o temprano. Evolucionamos gracias a los juegos y al arte.

El aprendizaje artístico se adquiere a edad muy temprana pero se estimula a lo largo de toda la vida. El arte nos permite mejorar, comunicarnos con los otros, aprender a imitar, ser creativos, conectar con nuestro interior y descubrir nuestro mundo emocional.

Desarrollar nuestra Inteligencia Emocional a través del arte es una oportunidad que ofrece nuestro taller de Artes Plásticas creando un espacio en el que los niños identifican las emociones, aprenden a nombrarlas, a expresarlas y a gestionarlas adaptativamente. Descubren nuevas maneras de canalizar la energía que genera la emoción que está sintiendo para lograr la mejor versión ,de si misma, como persona, en cada momento. También aprenden a protegerse de la lluvia ácida (gritos, insultos y otras faltas de respeto) y a contagiar emociones agradables. Para ello desarrollan su capacidad de crear.

Además descubren como grandes artistas nos dan la oportunidad de identificar las emociones a través de sus cuadros y ellos pintan su propia versión. Así a través del juego y del arte se dirigen hacia el ser CAPA, (Creativo, Amoroso, Proactivos y Autónomos).

Solicita Información

Comparte